Primeras dudas en el primer Camino

Primeras dudas en el primer Camino de Santiago

Hace unos cuantos años que ando por el Camino pero últimamente me estoy encontrando a más personas que realmente se interesan en recorrerlo. Sea cual sea su motivación, los miedos suelen ser siempre los mismos: me perderé, quiero ir acompañado porque me da miedo ir solo/a (sobretodo mujeres), no sé si aguantaré caminar tantos días, debe ser muy caro, no sé que llevarme… Pero hay un punto en que casi todos los que se quieren iniciar en el Camino coinciden: entienden que el Camino es el Camino Francés; ya sea iniciándolo en Saint Jean o en Roncesvalles, y cada vez más desde Sarria, entienden el Camino Francés como el Camino a recorrer cuando uno decide ir al Camino de Santiago.

Hay que decir que eso no es verdad. El Camino de Santiago es una red de Caminos que recorren buena parte del mundo (sobretodo Europa y la Península Ibérica) y que van convergiendo cuanto más se acercan a Santiago de Compostela, en Galicia. Europa está lleno de recorridos marcados como Camino y que permiten salir de Rusia, Italia, Reino Unido, Bulgaria… Y que llevan a entrar a la Península Ibérica. Una vez se llega a la Península, ya sea caminando por Europa o en barco, por Cádiz, Valencia, Barcelona, Oporto, Lisboa… O en Avión en cualquier aeropuerto, no hay ni 100km hasta algún punto donde empezar a Caminar por alguno de los Caminos de Santiago que, en más o menos jornadas, nos dirigirán hasta Santiago de Compostela.

Hay infinidad de Caminos. Unos más duros que otros, más o menos llanos, más o menos montañosos, los hay que recorren la costa, otros que cruzan montañas,… Los hay de todo tipo para todo tipo de peregrinos. Por eso, cuando alguien me dice ‘Voy a hacer el Camino’, mis primeras preguntas suelen ser:

  • Estás acostumbrado a andar de 20 a 30 kilómetros con mochila?
  • Quieres un Camino con mucha gente, con una afluencia moderada o con poca gente?
  • Que paisaje es el que te gusta?

Y dependiendo de sus respuestas aconsejo uno u otro. Aconsejaría a quien quiera recorrer el Camino de Santiago que se haga las mismas preguntas que yo suelo hacer a quien me consulta, investigue un poco y, dependiendo de sus respuestas, escoja uno u otro pues no hay un Camino, excepto el que cada uno haga: el suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *