Recomendando el Primitivo

Primitivo: El Primitivo es el primera Camino del que se tiene constancia: de Oviedo a Santiago, disfrutaremos de mas de 300 km que suelen recorrerse en menos de dos semanas (yo suelo contar 13 etapas). Un Camino perfecto para aquellos que, gustándoles la montaña, no quieren complicarse demasiado la vida. Hasta Lugo, es un Camino exigente físicamente; pero nada más. De Lugo en adelante, un agradable paseo hasta que otros Caminos (el Francés en Melide y el del Norte en Arzúa) ‘vierten’ sus peregrinos en el Primitivo. Continuar leyendo «Recomendando el Primitivo»

Recomendando el Norte

Norte: El Camino del Norte empieza en Irún y llega hasta Santiago de Compostela, tras unirse al Camino Francés en Arzúa. Son algo más de 820 km, para los cuales necesitaremos unas 5 semanas. El Camino ideal para aquellos que les guste la playa y las fotos de paisajes costeros. Quien no termine el Camino del Norte con al menos una docena de ‘pósters’ en la cámara es porque no ha hecho fotos. Continuar leyendo «Recomendando el Norte»

Acabar el Camino

Dicen que el Camino te cambia. No sé si es verdad o no. Yo me fui al Camino por primera vez en 2001 y no soy consciente de si los cambios que se han producido en mi personalidad son fruto del Camino o de la edad; supongo que ambas cosas cuentan ¿verdad? De lo que sí estoy seguro es que ya no tengo problemas para escoger dónde ir de vacaciones: al Camino. Antes, siempre tenía dudas: dónde ir, cómo ir, cuanto tiempo, con quien… Ahora lo tengo resuelto: voy al Camino, me voy en tren o autobús y lo recorro andando, el máximo de días posible y, excepto raras ocasiones, voy solo. He ido unas cuantas veces al Camino, algunos que me conocen dicen que muchas pero a mí… Se me hacen pocas. Continuar leyendo «Acabar el Camino»

Motivaciones y ‘ayudas externas’ para el Camino

Un ejemplo ‘tonto’ que suelo poner cuando intento explicar qué y cómo se vive en el Camino: si, cualquier día, vemos a alguien curándose una ampolla sentado en las escaleras del albergue donde nos hospedamos, seguro que pararemos a preguntarle y a interesarnos por él y le ayudaremos en lo que podamos. Si la misma situación la vivimos fuera del Camino, no sé yo si reaccionaríamos igual. Seguramente no. El Camino es un lugar donde el altruismo y solidaridad se muestran de forma honesta y sincera, sin esperar nada a cambio. Nada que ver con el día a día que todos vivimos. Continuar leyendo «Motivaciones y ‘ayudas externas’ para el Camino»

Los ‘problemas’ por no poder ‘hacer grupo’

En las 12 jornadas en las que terminamos el Camino, dormimos en albergues, privados o públicos, pensiones, hostales y hoteles y, aunque en todos conseguimos el descanso necesario, no todos los disfrutamos por igual. Es en los albergues donde yo encuentro el sentido al Camino, donde vivo el compañerismo entre peregrinos con más intensidad (sobretodo, en los albergues públicos) porque es el momento de compartir risas, anécdotas, charlas triviales o confesiones sinceras, donde se cuecen amistades y se debate sobre la etapa siguiente, donde se cura y se ofrece lo que se tiene a quien lo necesita… Pero, en nuestro Camino, hacer grupo iba a resultar casi imposible. Continuar leyendo «Los ‘problemas’ por no poder ‘hacer grupo’»