Mochilas especiales (proteger de desarrollar un linfedema)

El otro día, editando el artículo de mochilas para ampliar la información, descubrí una mochila que me llamó mucho la atención. Era una mochila con correas de los hombros con una disposición ‘extraña’ que no llegaba a comprender. Me informé un poco más y vi que estaban ahí para evitar en lo posible un linfedema. Me

asombré ¡Que ciegos estamos ante los problemas que no sufrimos! Hay situaciones y problemas que, por miedo o desconocimiento, se ocultan, se silencian; se evita hablar de ellos porque ‘si no se habla no existe’.

Continuar leyendo «Mochilas especiales (proteger de desarrollar un linfedema)»

Mochila

No hay una respuesta fácil a dar sobre la mochila óptima para el Camino o su capacidad ideal, pues todo depende de cómo se adapte a nuestra espalda o lo que abulte nuestro equipaje.

Cuanto más técnico sea el equipaje, menos abultará, es cierto, pero si uno se inicia en el Camino dudo mucho que quepa todo en una mochila de 20L. Lo importante es reducir al máximo todo el equipaje y llevar una mochila con la capacidad adecuada.

Otro aspecto importante es el tipo de mochila a llevar. Una mochila ‘de colegio’ no sería lo recomendable pero hay tantas opciones y tantas marcas que lo mejor será enumerar las características que debería tener la mochila ideal e intentar que la que nos quedemos tenga la mayoría de estas.

Continuar leyendo «Mochila»

Santiago ¡Por fin!

Llegaba al final del Camino y me sumergía en la última de las tres partes del Camino: la emocional. Una vez cruzada la dorada meseta en pleno mes de agosto, con briznas de trigo volando al aire, con más calor del deseado y donde las llanuras doradas  se ven limitadas a lo lejos por pequeñas lomas que dibujan un horizonte ondulado tan soñado como temido; a cada paso, más lejos del inicio; a cada paso, más próximo el fin. A cada paso, ¡más cerca de Santiago! Continuar leyendo «Santiago ¡Por fin!»