Recomendando el Salvador

Salvador: El Camino del Salvador empieza en León y llega hasta Oviedo. Son algo más de 120 km que se pueden hacer en 5 días y que recomiendo hacer en 6 o 7. Llegados a Oviedo podemos pedir la Salvadorana en la Catedral o en el albergue municipal (viene a ser la Compostela del Camino del Salvador) y tenemos la opción de continuar por el Camino Primitivo, que nos llevará hasta Santiago en 13 o 14 jornadas más.

Dificultades

  • Camino de montaña, naranja
  • Con etapas de montaña donde podríamos llegar a perdernos (sobretodo con niebla o mal tiempo)
  • No encontraremos casi peregrinos que sigan nuestros pasos y deberemos ser ‘autosuficientes’ en cada etapa
  • ¿Lavadoras y secadoras en los albergues? En alguno, pero en la mayoría deberemos lavar y tender a mano
  • Es un Camino con mucha humedad, en forma de niebla o lluvia, y deberemos tenerlo muy presente a la hora de lavar la ropa
  • El Salvador no es un Camino cómodo. No se consigue andar rápido en ningún momento; si no es por las subidas es por sus bajadas, si no es por las bajadas es por la estrechez del paso, si el paso es ancho abundan las piedras en el piso…
  • Hay que llevar pantalón largo sí o sí. Pasaremos varios trechos con ortigas que nos llegarán hasta la cintura y que nos obligarán, incluso, a pasar con las manos en alto para evitar picores
  • Deberemos cargar con suficiente agua y alguna vianda, pues no siempre dispondremos de bares durante las etapas
  • Las carreteras por las que caminaremos no suelen disponer de arcén, así que: mucho cuidado

¿Por qué me gusta?

  • Porque es un desvío que te separa de la muchedumbre que seguirá por el Camino Francés
  • Porque la salida de León es un maravilloso paseo bordeando el río Bernesga. Un paisaje absolutamente opuesto al anodino polígono industrial de la salida de León por el Camino Francés
  • Porqué dispone de varios ‘Buzones de Reflexiones’, donde podremos leer o escribir lo que dejaron escrito otros peregrinos y hacer nosotros lo mismo
  • Porque, aunque caminemos solos, a final de etapa siempre nos encontraremos con más peregrinos
  • Porque no hace falta madrugar para conseguir cama al final de etapa
  • Porque se puede cargar con los zapatos en la mochila y caminar con chanclas por caminos, sendas, prados y bosques (en los tramos de ortigas, ¡zapatos sí o sí!)
  • Porque es un Camino con albergues de gran calidad
  • Porque la etapa Poladura de Tercia – Pajares nos llevará a encontrar la Cruz del Salvador y la cruz del Canto de la Tusa (el punto más alto del Camino del Salvador) en una maravillosa etapa de montaña
  • Porque en Bendueños está uno de los mejores albergues de todos los Caminos. Y si maravilloso es el albergue y sus vistas, más aun lo es Sandra, la hospitalera
  • Porque tiene una ‘Etapa Final’ (la entrada a Oviedo) de la que deberían aprender muchos Caminos. De las mejores entradas a una gran ciudad de cualquier Camino que haya recorrido
  • Porque en apenas 120 km paré más que en todo el Epílogo a Fisterra y Muxía, donde subí y bajé más cuestas que en todo el Camino Francés, donde llovió más días que en todo el Camino del Norte y donde disfruté de niebla más días que en todo el Camino Primitivo

En definitiva ¡un señor Camino!

Si queréis saber más, podéis leer y ver todos los posts y vídeos que hice sobre el Camino del Salvador en 2019.

2 respuestas a «Recomendando el Salvador»

  1. El año pasado en agosto, la primera semana, hicimos el camino del Salvador y vinimos prendado de él. Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión aunque no tengo otras referencias, para mí era mi primer Camino.
    Este año en las mismas fechas íbamos a emprender la primera parte del primitivo, pero……
    Te seguiré como referencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *