Mil y un Caminos

Actualmente el Camino de Santiago está conformado por cientos de caminos reconocidos como Camino de Santiago que cubren miles y miles de kilómetros por todo el mundo pero, lógicamente, es en la península ibérica por donde encontramos la mayor concentración de rutas jacobeas. Aunque algunos de los caminos discurren por Portugal, la inmensa mayoría lo hacen por territorio español, recorriendo mil y un parajes por recorridos de distinta dificultad. Muy raro sería que no encontráramos nuestro ‘camino ideal’.

Caminos por afluencia

Según la cantidad de peregrinos que los recorren, podríamos distinguir 3 tipos de caminos:

  • Mayoritarios: Son las rutas escogidas por la mayoría de peregrinos. Aquí encontramos al Camino Francés y los caminos Portugués Central y Portugués de la Costa, ideales para los que quieren descubrir el Camino de Santiago por la cantidad de poblaciones que cruzamos y servicios a disposición del peregrino que encontramos. Son las verdaderas autopistas del Camino.

En 2019, entre los 3 concentraron el 83.5% de peregrinos. Serán los Caminos recomendables para quienes descubren el Camino o no se sientan cómodos viajando solos.

  • Secundarios: El Camino del Norte, el Camino Primitivo, la Vía de la Plata y el Camino Inglés son caminos que suelen recorrerse tras haber descubierto el Camino en alguna de las rutas mayoritarias… Incluso podríamos añadir el Epílogo a Fisterra y Muxía que, lógicamente, y por definición, no debería considerarse un Camino de Santiago (pues los Caminos de Santiago LLEGAN a Santiago de Compostela y NO PARTEN desde ahí).

En 2019, casi un 16% de peregrinos recorrieron alguno de estos trayectos. Cuando queramos redescubrir el Camino u olvidarnos masificaciones, serían estos los que deberíamos escoger. Quienes van al Camino por primera vez no suelen escoger ninguno de estos recorridos y los peregrinos que ‘habitan’ por estos recorridos suelen tener la experiencia de varios Caminos.

  • Minoritarios: El Camino de Invierno, el del Salvador, Catalán, Vadiniense, el Camino de la Lana, Mozárabe, el Camino del Ebro… En resumen, el resto de Caminos.

Son Caminos minoritarios de verdad y, entre todos, en 2019 sumaron alrededor del 0.5% de peregrinos que acabaron llegando a Compostela. Ideales para ir ‘de aventura’, no son recomendables para quienes no lleven varios cientos o miles de kilómetros recorridos en otros Caminos.

Llegar o no llegar a Santiago

Hay que aclarar que hay Caminos que llegan a Santiago de Compostela y otros que no. Como los ríos y sus afluentes, que van desembocando en otros hasta que terminan haciéndolo en el mar, la mayoría de Caminos van uniéndose a otros hasta que terminan uniéndose a las rutas secundarias o principales para acabar en Santiago de Compostela. De éste modo, clasificaríamos los Caminos según si…

  • Llegan a Santiago de Compostela: Inglés, Portugués, Primitivo y Vía de la Plata. Aunque lo normal es llegar a Santiago y continuar hasta Fisterra o Muxía, si empezamos en una de las dos poblaciones y llegamos a Santiago, podríamos llegar a incluir el Epílogo en éste grupo.
  • No llegan a Santiago de Compostela: Todos los demás. El Francés y el del Norte se unen al Primitivo en Melide y Arzúa, respectivamente, el Camino de Invierno y el Mozárabe se unen a la Vía de la Plata, el Vadiniense se une al Francés…

Aclaración: Ni el Camino Francés ni el Camino del Norte llegan a Santiago de Compostela. La gran culpa de éste error se debe a que el tramo más concurrido de todos los caminos es el de Sarria a Santiago que, por estar Sarria en el Camino Francés, se sobreentiende que todo el trayecto discurre por el Camino Francés. No es así.

El Camino Primitivo adquiere su nombre por ser el primer Camino del que se tiene constancia. Que el Camino Francés o el Camino del Norte lleven más peregrinos no los convierten en trazados más antiguos y, por ello, son los caminos del Norte y Francés los que desembocan en el Camino Primitivo (en Arzúa y Melide, respectivamente).

La verdad es que llegar a Santiago de Compostela es casi una ‘obligación’ que adquieren los que quieren ir al Camino por primera vez. Ya me extenderé más adelante en un futuro artículo sobre el asunto pero, a mi modo de ver, ponerse como objetivo llegar a Santiago de Compostela  no debería ser la principal preocupación de quien se lance al Camino, ni debería influir en la elección de ningún trayecto.

Dificultad de Caminos

En cuanto a la dificultad de los distintos Caminos, hace unos meses realicé una encuesta en redes sociales donde los participantes puntuaban los distintos Caminos que habían recorrido en 5 niveles de dificultad: verde, amarillo, naranja, rojo y negro.

Lo ‘curioso’ de la encuesta es que:

Los resultados muestran que los 5 Caminos marcados como Verde (los más sencillos) incluyen los caminos mayoritarios (Francés, Portugués Central y Portugués de la Costa) y los caminos secundarios más transitados (Epílogo a Fisterra y Muxía  y el Camino Inglés).

Cuanto mayor es la dificultad de los Caminos, menos recorridos son; concentrando el 66% de las votaciones entre verdes y amarillos. Si añadimos los naranjas, llegamos al 86% y estarían representados todos los Caminos mayoritarios y secundarios.

Aquí podéis ver un mapa con los caminos pintados con los colores de las votaciones, ver los resultados o participar en la encuesta: https://www.guiasxabuma.com/mapa-de-caminos/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *