Nuevo Camino tras Semana Santa de 2019

Tras Semana Santa, vuelvo al Camino.

En 2015, empecé mi tercer Camino Francés. Me fui con una de mis hermanas. Ella había hecho Sarria – Santiago con anterioridad, desoyendo mi consejo de empezarlo en Roncesvalles e ir completándolo según pudiera, y decidimos que lo volveríamos a empezar juntos.

Caminamos juntos de Roncesvalles a Logroño y, cuando ella volvió a casa, yo lo continué hasta llegar a Santiago. Ese año, al llegar a la Plaza del Obradoriro, muchas de mis lágrimas las dediqué a ella, a los días compartidos y a la añoranza de todos aquellos que no me acompañarán nunca en los Caminos que recorreré. Era mi tercer Camino francés pero siempre lo recordaré como uno de mis Caminos más especiales y sentidos.

Este año, si todo va bien, volveré al Camino con ella durante una semana. Las ganas de compartir paisajes y climatología, lugareños y peregrinos, conversaciones y silencios son inmensas pero… No siempre ocurren las cosas como uno espera.

Distintos motivos han hecho que los planes que ambos teníamos previstos se hayan modificado sustancialmente y han hecho que podamos coincidir en estas fechas y que podamos volver a gastar suela juntos pero, si se volvieran a truncar, volveré a replantearme el inicio y el destino y disfrutaré el camino como siempre. Hay que adaptarse a las adversidades y aceptar las cosas según vienen.

¡Buen Camino!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *